AMLO: intolerancia a la crítica

No creo en las versiones AMLove porque el candidato de Morena lleva demasiados años demostrando que es un hombre irascible e intolerante. Su incapacidad para aceptar una crítica la conocen todos los que han trabajado con él: Andrés Manuel ordena, no pregunta, no acepta jamás una entrevista con un crítico porque el solo hecho de serlo lo convierte en enemigo; si llega a un acuerdo con un medio, por ejemplo, y algún columnista o comunicador lo critica, le reclama a los dueños de que violaron los acuerdos que habían alcanzado (y más de una vez, ha pedido, no sé si logrado, que sus críticos dejaran ese medio).

Puede admitir entre los suyos a todos los que acusó en el pasado de corruptos (y muchos lo eran y lo son) simplemente porque se acercaron a su persona, pero no puede aceptar un diálogo fluido con alguien que lo contradiga.

No suele aceptar, tampoco, conversaciones con alguien que no haya sido “filtrado” previamente por alguno de sus hijos, sobre todo Andrés. Incluso, uno de los principales disidentes del PRD que se fue por una candidatura a Morena reconoce en privado que durante largos meses no pudo ver a Andrés Manuel porque no lo recibía y que el único contacto con el liderea vía Andy.

Para nadie es un secreto que tengo diferencias importantes con López Obrador desde hace años, pero no siempre fue así: cuando Andrés Manuel fue presidente del PRD tuve, como muchos otros, una relación profesional intensa y pública con él. Cuando ganó la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, me concedió (yo trabajaba, entonces, en MVS y Milenio) una de las primeras, quizás la primera, entrevistas desde que había asumido el cargo. Fue muy cordial, de más de una hora, se trasmitió por MVS sin corte alguno. Todos, aparentemente, estábamos muy satisfechos. Pero a Andrés Manuel no le gustó. Nunca supe por qué, no recuerdo si fue César Yáñez el que me lo comunicó, más como un comentario que como una advertencia. Pero desde ese día, que debe haber sido el 8 o 9 de diciembre del 2000, López Obrador nunca ha vuelto a darme una entrevista, misma que he pedido innumerables veces.

Fui muy crítico durante su gestión, sobre todo cuando traicionó a Cuauhtémoc Cárdenas (un hombre con el que se puede tener desacuerdos, pero que es un paradigma de verticalidad y respeto) y a Rosario Robles, y cuando se terminaron de exhibir los actos corruptos de sus más cercanos colaboradores, como René Bejarano y Gustavo Ponce Meléndez. Todos los que preguntamos entonces qué sabía el jefe de Gobierno de las actividades de dos de sus más cercanos colaboradores nos convertimos en parte de la mafia del poder.

Unos años después publiqué un texto que sigo considerando, absolutamente, legítimo que se tituló De qué vive López Obrador. El mismo terminó circulando durante años en la red y medio mundo le ha agregado cosas de su cosecha, pero en el original, simplemente, nos preguntábamos de qué vivía, una pregunta legítima para quien durante cinco años no había tenido ninguna actividad productiva remunerada (y que desde fines de los 80 hasta ahora, salvo su periodo al frente del gobierno capitalino, tampoco la había tenido). Se desencadenó la ira de Andrés Manuel y sus allegados por haber osado realizar esa pregunta que cualquiera hubiera podido responder con toda tranquilidad. Decíamos, entonces, que no se podía tener una vida política intensa y activa, mantener a sus hijos en universidades privadas y en el extranjero, haber formado otra familia, tener un niño pequeño, sin ingresos.

Preguntábamos de dónde provenían, porque Andrés Manuel insistía que nunca ganó más de 60 mil pesos mensuales entregados por su partido. Nadie ha visto jamás su declaración fiscal, su declaración de bienes no dice nada. Aseguró, muchos años después, de que vivía de las regalías de sus libros, algo que los que hemos publicado y mucho sabemos que no puede ser cierto en México. Saber de qué vive un candidato, un político, es una pregunta tan legítima como preguntar ahora de qué vivió Marcelo Ebrard los pasados cinco años en París, Nueva York y Houston, ya que no trabajó durante todo ese periodo.

Así llegamos al día de hoy donde López Obrador acepta gustoso a Alfonso Durazo, a Gaby Cuevas, a la familia de Elba Esther, a Greg Sánchez y los suyos, a Cuauhtémoc Blanco y a tantos más que hasta hace unos días eran parte de la mafia del poder. Pero fue suficiente que Jesús Silva-Herzog Márquez, al que nadie puede calificar como un defensor del actual gobierno, criticara en un texto, absolutamente, respetuoso esas incorporaciones diciendo que habían llevado a Morena hacia el “oportunismo”, para que le llegara la condena desde las alturas y López Obrador colocara a Jesús y a Enrique Krauze en el carro de los corruptos y mafiosos del poder. Imposible un debate con él, imposible una diferencia. Ahí, cuando pierde el control, es cuando muestra su verdadero rostro. El que asusta y preocupa. Y eso no cambiará hasta que Andrés Manuel acepte dialogar con sus críticos, no sólo con sus incondicionales.

Y ni hablemos de la idiotez suprema de uno de sus ideólogos, John Ackerman, insultando a todos los que vieron el domingo el Super Bowl, un “deporte capitalista” (sic).

Imágen Portada:
Imágen Principal:
Send to NewsML Feed:
0

Source: Nacional

Leave a Reply

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: